¿Cuáles son las diferencias entre Foie y Paté?

Es muy frecuente confundir el paté con el foie o, incluso el micuit. A menudo, cuando alguien acude a comprar foie se encuentra también con paté y no conoce cuáles son las diferencias concretas entre los dos productos.

En este articulo nos proponemos exponer con claridad las diferencias entre foie y paté.

¿Qué es el foie gras?

El foie o foie gras es el hígado sano de un pato, oca o ganso adulto, robusto, criado según la tradición y con buena salud, que ha sido cebado con una alimentación abundante. Su proceso de elaboración data desde el siglo I a.C, cuando los romanos ya documentaron el uso culinario del hígado de pato o ganso, previamente cebado con higos.

Fue mucho antes cuando los egipcios documentaron también la capacidad de algunas aves de almacenar grasas en el hígado para poder realizar viajes migratorios. Tanto en la oca como en el pato, el exceso de lípidos producido por sobrealimentación se almacena en el hígado. El foie gras nació a partir de la observación de este fenómeno y de una selección posterior de especies.

Aunque son muchas las virtudes atribuidas al foie gras, algunas de las más destacables están relacionadas con el hecho de que contiene ácidos grasos insaturados. Esto hace que el foie sea un alimento recomendado en nuestra dieta porque tiene la capacidad de reducir el colesterol perjudicial en la sangre.

El foie gras se elabora únicamente con el hígado de ganso, oca o pato. Es un producto que destaca por su gusto suave y una textura agradable, casi cremosa, gracias a su elaboración y la calidad de la materia prima. El más común es el foie-gras de pato.


Diferencias entre paté y foie-gras

A diferencia del foie-gras, se utilizan diferentes ingredientes, aditivos y condimentos para elaborar el paté. El hígado es uno de los ingredientes con los que se elabora el paté, aunque también se utilizan carnes de otros animales, como el cerdo, así como especias, leche, harinas y diferentes condimentos que le dan su sabor y textura característicos. De ahí el nombre paté, que en francés significa “pasta” o “paté de hígado”.

Tanto foie gras como paté son alimentos con un alto nivel de calorías, aunque cabe destacar que el foie tiene el doble de Hierro y de calorías que el paté. El paté, por su parte, contiene mucha vitamina A, de manera que es un fortalecedor del sistema inmunitario y tiene propiedades anticancerosas.


Cómo servir el foie y el paté

Por ser un contenido de alto contenido graso, y por su consistencia mantecosa, es importante sacar el foie de la nevera unos 10 minutos antes de servirlo, para que no esté demasiado duro pero sin perder su textura consistente. El foie se debe cortar con un cuchillo bien afilado, mojado en agua caliente previamente. Así conseguiremos cortes precisos.

Tanto paté como foie gras se sirven con tostadas o panes variados, higos y/o pasas. Son ideales para degustar en aperitivos, canapés y entremeses.


En Tutusaus ofrecemos una cuidada selección de foies y patés de alta calidad. Si después de leer sobre estos deliciosos alimentos te han entrado ganas de disfrutarlos en tu mesa, ¡te los llevamos a casa en 24 horas!